Nas Aparições de Jacareí-SP, Brasil, São José aparece constantemente com Nossa Senhora, com o Sagrado Coração de Jesus, com os Santos, com os Anjos e com o Espírito Santo ao vidente Marcos Tadeu, desde 1991. São José deseja ser invocado como AMANTÍSSIMO CORAÇÃO DE SÃO JOSÉ, pois Ele também tem um coração abrasado de AMOR como Jesus e Maria. Ele nos ensina a verdadeira devoção ao seu AMANTÍSSIMO CORAÇÃO e deseja que todos nós nos consagremos a ELE, para que ele nos leve a Jesus e Maria!
“- Meus filhos, contemplai o Meu Amantíssimo Coração envolto em chamas místicas de amor. Estas chamas devem descer sobre vós e abrasar-vos, tornar-vos ardorosos no zelo pela glória do Senhor, pelo cumprimento da sua vontade e pela salvação das almas. Não vos negueis a receber a chama do Meu Coração em vós, pois ela deseja hoje mais do que nunca comunicar-se a vós e tomar conta de todo o vosso coração. Deveis colocar no lugar do vosso coração pecaminoso o Meu Amantíssimo e ardente Coração, por meio da mortificação da vossa vontade e aceitação da Minha. Desta forma, o vosso coração desaparecerá e no lugar dele surgirá o Meu, abrasado e cheio de amor e com ele conseguireis amar e cumprir a vontade santa do Senhor cada dia de vossa vida. Então serei Eu a agir em vós, a governar a vossa vida e a obrar poderosamente para a salvação do mundo. É na vossa pequenez que Eu quero manifestar o Meu poder e as maravilhas do Meu amor. Fazei a Minha Hora de oração sempre, pois por meio dela prepararei o vosso coração para receber o “batismo de fogo” do Meu Amantíssimo Coração. Contemplai mais o Meu Amantíssimo Coração, pois ele muito quer ensinar-vos e infundir-vos o celestial amor. Abençôo esta capela do Santuário que é a Minha Segunda Casa de Nazaré, a ti, Meu eleito Marcos e a todos os Meus amados filhos. A paz.”
- Mensagem de São José (17/05/2010)

"É Meu Desejo que se coloque o Amantíssimo Coração do Meu Adotivo Pai São José, ao lado do Meu Sagrado Coração e do Imaculado Coração de Minha Santíssima Mãe." (Nosso Senhor Jesus Cristo nas Aparições de Jacareí-SP)

quarta-feira, 4 de abril de 2012

Tercio das Lágrimas de San José


En las tres primeras cuentas:
“Óh Jesú y María, miren las Lágrimas de Aquel que más les amó en el mundo y les ama más intensamente en el Cielo.”
Oración inicial:
“Jesú y María, arrodillados a Sus Pies, nosotros LES ofrecemos los Dolores y Lágrimas de San José, el que LES acompañó en el camino del sufrimiento con intenso AMOR, colaborando con ustedes en la obra de redención del mundo.
Hagan, óh Jesú y María, que por los méritos de los dolores y lágrimas de San José cumplamos Su Santísima voluntad aquí, que lleguemos al amor perfecto por Ustedes, alcanzemos todas las gracias necesarias para la salvación de nuestras almas de modo que podamos alabarles en el Cielo por toda la eternidad... Amén.”
Los misterios
1- Por el dolor que sufrió cuando vió la Santa Gestación de María Santísima aún sin conocer el misterio de la encarnación. ¡San José CoRedentor, bendito sea!
2- Por el dolor que sintió cuando vió al Salvador nacido de la Virgen María en la pobreza de la gruta de Belém. ¡San José CoRedentor, bendito sea!
3- Por el dolor que sufrió cuando escuchó junto a María la profecía de Simeón en el templo. ¡San José CoRedentor, bendito sea!
4- Por el dolor que sintió y por los peligros que pasó en la fuga a  Egipto con María Santísima y el Niño Jesú. ¡San José CoRedentor, bendito sea!
5- Por los dolores e injusticias que sufrió mientras permaneció en Egipto con Jesú y María. ¡San José CoRedentor, bendito sea!
6- Por el dolor que sufrió con la pérdida del Niño Jesú y cuando el Padre Eterno Le reveló que morrería antes de la pasión, dejando Jesú y María sin Usted en el Viernes Santo. ¡San José CoRedentor, bendito sea!
7- Por el dolor que padeció en Su muerte, y sabiendo todo lo que Jesú y María tendrían que sufrir y por todos Sus dolores secretos revelados en las apariciones de Jacareí. ¡San José CoRedentor, bendito sea! 
En las cuentas grandes:
“Óh Jesú y María, miren las Lágrimas de Aquel que más Les amó en el mundo y Les ama más intensamente en el Cielo.”
En las cuentas pequeñas:
“Óh Jesú y María, atiendan a nuestras súplicas en virtud de los dolores y lágrimas de San José!”
En las tres últimas cuentas:
“Óh Jesú y María, miren las Lágrimas de Aquel que más Les amó en el mundo y Les ama más intensamente en el Cielo.”
Oración final:
“Óh San José, amparo de Jesú y María nuestro CoRedentor, nosotros Le suplicamos, une Sus súplicas a las nuestras para que Jesú y María, Sus amores y Nuestros, a quienes nos dirigimos en nombre de Sus dolores y lágrimas Santísimas, atiendan a nuestras súplicas y nos concedan las gracias que pedimos para que alcancemos en fin la Corona de la Vida Eterna. Amén.
¡Que sus dolores y lágrimas, óh San José, destruyan el imperio infernal! Por el amor que tienen por San José, ó Jesú y María, salven el mundo de la perdición amenazadora... Amén.


Jacareí, 19 de marzo de 2012.
FIESTA DEL FELIZ TRÁNSITO DE SAN JOSÉ ASISTIDO POR JESÚ Y MARÍA
Mensaje de San José:

“-Hijos míos, hoy, cuando conmemoran Mi Fiesta, Yo les bendigo nuevamente y les cubro con Mi manto. Toda mi vida fue un Himno de Amor por Nuestro Señor y por todos ustedes, Hijos míos, y por esa razón ustedes deben seguir el camino que Yo les abrí de Amor, Oración, Obediencia a Nuestro Señor, Pureza y Santidad, para que agraden a Dios y hagan Su Voluntad. Sean dóciles a Mi Corazón y déjense conducir por Mí en el camino del Amor verdadero, hasta que Yo reproduzca en ustedes perfectamente Mis Virtudes y Mi Santidad, para que ustedes iluminen este mundo envuelto en tinieblas y pecado.
Toda Mi Vida fue un continuo martirio al lado de Jesú y María, sufriendo junto a Ellos todos Sus Padecimientos y las innumerables lágrimas que derramé por Amor a Ellos, estas Lágrimas Mías Benditas, constituyen un Tesoro de Gran Valor y Poder delante del Señor, y este Tesoro quiero darles a ustedes, Hijos míos. Por eso, ustedes deben rezar siempre el Rosario de Mis Lágrimas con mucho Amor, para que juntamente con las Lágrimas de Mi Esposa Santísima, Yo les enriquezca siempre más con este Tesoro Celestial y les levante siempre más a las alturas de la santidad que el Señor desea para ustedes. Con el Rosario de Mis Lágrimas todos los enemigos de sus almas serán derrotados y nada les podrá vencer. Yo estoy con ustedes y les prometo difundir abundantes Gracias de Mi Corazón sobre ustedes. Les prometo que a cada oración del Rosario de Mis Lágrimas un alma será salva. Esta Gracia, Yo conseguí de Nuestro Señor por los Méritos de Mis Sufrimientos y Lágrimas, y hoy La doy  a ustedes.
A todos les bendigo con Amor, de Belém, de Nazaré y de Jacareí.”